A Propósito de Buenas Prácticas en Selección de Personas.

Abr
24
2017
La académica de la Escuela de Psicología Dra. María José Rodríguez nos comparte esta opinión acerca del la función del perfil de competencias, contenido recientemente publicado por la revista RH Management.

A menudo los y las postulantes a trabajos se preguntan en qué consiste un proceso de selección de personal, los cuales suelen enfrentar con suma ansiedad, sensación de falta de control y temor a la arbitrariedad.

Estos procesos se han instalado en Chile en prácticamente todo ingreso a un empleo, no obstante, la diversidad de criterios, metodologías y procedimientos refleja una disparidad preocupante en términos de su calidad. Por otra parte, los reportes por arbitrariedades y discriminaciones son alarmantes. Instalar un adecuado proceso de selección de personal implica situarlo al interior de un sistema de gestión de personas integrado. En este sentido, la selección de personal solo tiene sentido en la medida que dota a una organización de los y las trabajadoras cuyas capacidades profesionales son adecuadas para desempeñar una tarea particular en un contexto específico.

Desde su primera etapa, este proceso de dotación requiere contar con validez científica, de forma tal que sea capaz de predecir un desempeño adecuado y no limitarse a selección personas que cumplan con atributos deseables para sus potenciales jefes, colegas o clientes.

Una buena práctica inicial consistirá en una adecuada definición del puesto de trabajo, realizada de modo empírico en la medida de lo posible, en función de lo cual se podrá estimar con la validez científica necesaria el perfil profesional cuyas competencias serán capaz de predecir un desempeño exitoso para dicho puesto en la organización particular.

Esto, en primera instancia limita prácticas discriminatorias y la selección de candidatos y candidatas inadecuadas. Cuando una selección de personas se hace en función de criterios sin capacidad predictiva, los trabajadores requerirán mayor nivelación y a su vez estarán más expuestos a factores estresores, afectando no solo la efectividad organizacional sino su propia calidad de vida.

Éste es el sentido de la selección de personal: el ajuste persona-puesto de trabajo- organización, en pro de la efectividad organizacional y el cumplimento de los servicios y productos que se entregan a la sociedad, así como incrementar la oportunidad de trabajadores y trabajadoras de tener experiencias satisfactorias en su trabajo, a través del diseño e implementación de un proceso científico-técnico capaz de predecir desempeño.

Información publicada en la revista RH Management. Revisa más en el siguiente enlace: https://goo.gl/mqkzTV