Exitoso análisis del conversatorio “Hablemos de Depresión” organizado por la Escuela de Psicología.

Abr
10
2017
La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo y se calcula que afecta a más de 300 millones de personas. Con ese dato la Organización Mundial de la Salud propuso para este 2017 la campaña “Hablemos de Depresión”, lema que Escuela de Psicología de la Universidad de Santiago utilizó para armar el conversatorio del mismo nombre, evento el que además se presentó como ceremonia oficial para inaugurar el Año Académico 2017 del plantel.

La jornada, realizada en el Salón de Honor de la Universidad, contó con la presencia del Director de la Escuela, Dr. Mario Morales Navarro, el decano de la Facultad de Humanidades, Dr. Marcelo Mella Polanco, además de la participación de importantes invitados, como el asesor del Departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud Pablo Norambuena y la directora del Cosam Escolar del Departamento de Educación de la Municipalidad de Quilicura Alejandra Latorre y la Directora del Centro de Atención Psicológica de la USACH, Jade Ortiz.  

Como contexto regional, en América Latina y el Caribe un 5% de la población adulta sufre de depresión, pero seis de cada diez no reciben tratamiento. En el rango de los adolescentes el escenario tampoco es auspicioso: según cifras del ministerio de Salud, si en 2000 se suicidaban cuatro de cada 100 mil personas entre 10 y 19 años,  esa cifra en 2010 se elevó a ocho y se estima que para 2020 se llegará a 12 suicidios por cada 100 mil.

En ese sentido, el Director de la Escuela, Dr. Mario Morales, señala que “como Carrera de Psicología tenemos que involucrarnos en las necesidades que tenemos como país. Hoy día es la depresión, mañana pueden ser otras preocupaciones que emergen de la sociedad cada día con más intensidad; quizás temas relacionados con la aceptación a la diversidad, la  violencia, los desastres naturales, el alcoholismo, la droga, y tantos otros problemas que dejan múltiples consecuencias en el ámbito social”.

Además aclara que “la psicología debe estar atenta a los grandes desafíos que emergen como sociedad y esto debe reflejarse en la formación que están recibiendo nuestros jóvenes”.

"Hablemos de Depresión": el análisis de los especialistas. 

Por su parte, los periodistas Fernando Seymour Dobud y Cristóbal Miranda Ríos, parte del equipo de comunicaciones del diario de la Universidad de Santiago, "USACH al Día", cubrieron el evento y rescataron las principales impresiones de los especialistas. En la nota, la Directora del Centro de Atención Psicológica (CAP) de la Universidad de Santiago, Jade Ortiz, se refirió a las consultas que atienden y reveló que han constatado un aumento en el rechazo a la medicación, entre otros factores. También señaló que ha aumentado el número de casos asociados a una parentalidad sobreprotectora, lo que provoca una falta de tolerancia a la frustración y poca autorregulación emocional.

Como directora del Cosam Escolar del Departamento de Educación de la Municipalidad de Quilicura, proyecto impulsado hace dos años, Alejandra Latorre valoró que su equipo está integrado casi en la totalidad por psicólogos titulados por la Universidad de Santiago. “Uno de nuestros mayores desafíos es diagnosticar la depresión infantil, lo que resulta muy difícil, porque suele traslaparse con otras enfermedades y trastornos, por lo que es fundamental el rol de los profesionales”, aseguró.

“En términos de carga que genera la enfermedad en la población, la depresión tiene el mismo impacto que el cáncer, tanto en muertes como en discapacidad”, planteó Pablo Norambuena, como parte de su exposición titulada “Una perspectiva de salud pública para pensar la depresión y la salud mental”.

Asimismo, el psicólogo analizó la situación de la enfermedad en el país y a nivel mundial a partir de datos recolectados desde 2000 en adelante, abordando aspectos como prevalencia, cantidad de personas afectadas y sus consecuencias. Y aunque cuestionó que la depresión se produzca a causa de la pobreza, subrayó que “la salida de la depresión es mejor en las personas que tienen un nivel socioeconómico más alto. Las personas pobres se sanan menos que lo ricos cuando se trata de depresión”, aseguró.

También puedes revisar la cobertura realizada por USACH al Día en el siguiente enlace https://goo.gl/wSJ2bM