"En nuestro Doctorado existe una preocupación por otorgar espacios para la investigación de temáticas de alta relevancia social en nuestro país".

Abr
17
2017
“Hoy sabemos que la agresión también constituye un mecanismo adaptativo que puede, por ejemplo, salvaros en una situación de riesgo”, destaca Paula Pávez, Doctora en Psicología de la Universidad de Santiago y actual investigadora postdoctoral del Centro de Estudios Avanzados (CEA), de la Universidad de Playa Ancha.

En esta nota la Dra. Pávez nos comenta sobre sus líneas de investigación en Psicología Evolucionaria y la importancia del Laboratorio de Evolución y Relaciones Interpersonales (LERI) para el desarrollo de sus proyectos académicos.

¿En qué consisten tus líneas de investigación?

La tesis que he desarrollado, es parte de una investigación mayor que se inserta dentro del proyecto Fondecyt Regular denominado “Discrepancias en el valor de pareja como predictor del riesgo de maltrato hacia la pareja”. Este proyecto incluye un equipo de académicos y profesionales de distintas Universidades y disciplinas que actualmente formamos parte del Laboratorio de Evolución y Relaciones Interpersonales de la Escuela de Psicología de nuestra Universidad (www.leri.cl).

Específicamente el objetivo de mi investigación fue evaluar la relación entre la agresión de pareja, la reciprocidad en la relación, y los mecanismos de dominio y control que cada uno de los integrantes de la relación ocupa para conservar a su pareja.

¿Hacia dónde apunta el trabajo académico que realizas?

El propósito de esta investigación, se construyó en consecuencia al hecho que el comportamiento agresivo en las relaciones de pareja, a pesar de todas las medidas, investigaciones e intervenciones que en nuestro país se han implementado, sigue siendo considerado un grave problema de salud pública, quedando demostrado en su actual prevalencia y en las serias consecuencias que ocasiona a las personas que lo viven. En este sentido, la investigación que lleve a cabo, parte de la necesidad de proporcionar un marco de investigación teórico-empírico adicional y complementario, que pueda otorgar nuevos antecedentes y dotar de aspectos funcionales a las corrientes más destacadas desde las Ciencias Sociales y que actualmente abordan el fenómeno. De esta forma, esta tesis incluyo no sólo aspectos relacionados con las motivaciones psicológicas en las personas, sino además la presencia de marcadores corporales de relevancia biológica, es decir aquellas variables físicas destinadas a asegurar la reproducción de nuestra especie, y que desde hace un tiempo se han venido relacionado en investigaciones de gran relevancia internacional, con la prevención de la infidelidad, la pérdida de la relación de pareja y la agresión entre sus integrantes.

Coméntanos un poco sobre tu experiencia personal en el desarrollo del proyecto…

Mi experiencia en general, la califico bastante positiva, la posibilidad de dedicarse de lleno al estudio y sacar adelante un proyecto que incluye compartir con un equipo mayor de investigación, el ir a congresos y coloquios nacionales e internacionales, así como intercambiar ideas con expertos en la temática, es para mí de gran valor. Además el hecho de entrevistar a ambos integrantes de la relación de pareja, obviamente enriquece el análisis, pues puedes tomar ambas perspectivas, contrastarlas y constatar empíricamente, la existencia de diferencias sexuales tanto en el comportamiento, como en la interpretación que ambos integrantes le dan al fenómeno de la agresión al interior de las relaciones de pareja.

¿Qué datos relevantes puedes destacar de la investigación?

Como datos relevantes de la investigación, puedo señalar que nuestros resultados permiten ampliar y cuestionar aquellas creencias que antiguamente y desde ciertas teorías clásicas prevalecían, es decir, la idea que el comportamiento agresivo debía ser considerado necesariamente como pérdida de control de impulsos o como un mecanismo patológico y antisocial.

De acuerdo a la investigación actual y gracias a los aportes realizados desde la Psicología Evolucionaria, hoy tenemos conocimiento que la agresión, también constituye un mecanismo adaptativo que puede por ejemplo, salvaros en una situación de riesgo.  Y que la mente humana ha sido moldeada con mecanismos cognitivos para la selección sexual, es decir, encontrar una pareja reproductiva con la cual establecer un vínculo de compromiso serio que implique la inversión parental de ambos sexos en su descendencia. De esta forma, la conducta agresiva puede ser entendida como un mecanismo de competencia con personas de nuestro mismo sexo, para conseguir y conservar una relación valorada.

Se ha investigado que las mujeres son el sexo que tiene el mayor costo en la reproducción, por tanto tienden a evaluar a una posible pareja a largo plazo, sobre criterios de los recursos disponibles de este compañero, haciendo énfasis en la disposición a invertir en la crianza de la descendencia, protección y mantención del vínculo amoroso exclusivo. Mientras que los hombres, tienden a buscar una pareja reproductiva en base a señales de salud y fertilidad, siendo sus estrategias destinadas a resguardar la inversión parental femenina y monopolizar su sexualidad a través de conductas destinadas a prevención de la infidelidad como medida para reducir la incertidumbre de la propia paternidad.

Y con todo ese panorama, ¿cuál o cuáles serían los resultados principales de la investigación?

Los resultados de esta tesis respaldan el hecho que la disparidad del esfuerzo invertido por ambos sexos es una poderosa fuerza de selección de estrategias de apareamiento que adoptan los hombres y las mujeres, sustentando la selección de ciertas conductas agresivas dentro de la pareja, como por ejemplo la dominancia, el control, la vigilancia. De esta forma, hemos encontrado que en las parejas que participaron de este estudio el comportamiento agresivo se manifestó de manera general ambos sexos, y su expresión constituyó aspectos directos, pero poco frecuentes, como la agresión de tipo física e indirecta y bastante frecuente, es decir, aquellas conductas relacionadas con el control del comportamiento en la pareja.

En su conjunto, estos hallazgos constituyen un nuevo eje de resultados que consolidan el peso y la funcionalidad de la Psicología Evolucionaria para la comprensión del fenómeno de la agresión en la pareja e incorpora aspectos que van más allá del conocimiento actual en nuestra disciplina. Se estima ahora que estos resultados puedan ser contratados para descartar o incorporar los hallazgos aquí elaborados (por primera vez en población chilena) y fortalecer la integración interdisciplinaria para enriquecer los paradigmas clásicos establecidos desde las ciencias sociales.

En ese contexto, ¿dentro de qué línea de investigación del Doctorado en Psicología se instala el proyecto? Y en tal sentido, qué contribución concreta ofrece esta investigación al desarrollo del mismo programa de estudio. 

La línea de investigación que he optado ejercer corresponde a la Psicología Evolucionaria. Considero que su contribución se relaciona con el hecho que en nuestro Doctorado existe una preocupación por otorgar espacios para la investigación de temáticas de alta relevancia social en nuestro país. En este sentido, la posibilidad de integrar aspectos psicológicos junto a variables biológicas de relevancia para la reproducción de nuestra especie, como ejercicio, permite fortalecer la integración multidisciplinaria y enriquece los paradigmas clásicos preestablecidos. En mi opinión, estimo que la cooperación y contraste de teóricas interdisciplinarias es una práctica relevante y esencial para el conocimiento científico actual. Ideas que pretendo seguir desarrollando este 2017 con el inicio de mi postdoctorado.